Inyección de suelos

Uno de los procedimientos más antiguos y conocidos como mejoramiento de suelos consiste en la inyección controlada de lechadas auto-fraguantes o de productos químicos, que impedirán el paso del agua a través de las fracturas o vacíos del suelo, o que incrementarán la resistencia al esfuerzo cortante en posibles superficies de falla. CIMESA aplica los procesos de inyección tanto a suelos como a estructuras existentes.