Compactación dinámica

 

La Compactación Dinámica es una técnica cuyo fin es mejorar las propiedades mecánicas del suelo mediante el efecto de impactos de alta energía causados por la caída de pesos de 10 a 35 t (comúnmente). Esta técnica fue inventada y desarrollada por Louis Menard a finales de los años 60. Desde entonces, la compañía Menard ha llevado a cabo con ella cientos de proyectos alrededor del mundo, como estructuras portuarias, aeroportuarias, industriales, almacenamiento pesado, edificación, etc.

 

 

El principio básico de la técnica de la Compactación Dinámica consiste en la transmisión de ondas de compresión y de corte de muy alta energía con el fin de mejorar las propiedades mecánicas del suelo al densificar e incrementar con ello su capacidad de carga. Por lo general dicho proceso va ligado a un control geotécnico para verificar la evolución y el resultado del tratamiento.
 
La Compactación Dinámica puede emplearse en todos los suelos granulares. El tratamiento se adapta particularmente bien a suelos de composición variable o rellenos heterogéneos inertes con un contenido importante de bloques, fuente de falso rechazo en otras soluciones de refuerzo de suelos (como inclusiones o columnas de grava). La Compactación Dinámica se emplea tanto en suelos no saturados como en suelos localizados bajo el nivel freático.